Ciudad Blanca de Arequipa: Patrimonio Cultural de la Humanidad

Arequipa





AREQUIPA

En tierras sureñas se dice que “no se nace en vano al pie de un volcán”, y esta es la premisa (de autoría del escritor Jorge Polar Vargas) que todo habitante de Arequipa tiene presente con gran identificación y orgullo. La “ciudad blanca” es la segunda ciudad más poblada del país -después de Lima- y una de las metrópolis nacionales que albergan los más impresionantes paisajes del territorio peruano.

El 2 de diciembre del año 2000, el Centro Histórico de la ciudad de Arequipa fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en mérito a su belleza arquitectónica y la reserva paisajista de la campiña.

En ese entonces, la UNESCO destacó la combinación de lo autóctono y lo europeo, es decir, de lo nativo con lo extranjero. La campiña, considerada el pulmón de la ciudad, y la infraestructura colonial de su arquitectura, fueron determinantes para que Arequipa sea distinguido con tan importante reconocimiento.

Esta mágica ciudad vigilada por el famoso volcán Misti posee puntos turísticos imperdibles para todo aquel visitante que quiera descubrir las maravillas del Perú. Además, cuenta con una de las gastronomías más exquisitas y variadas del país.

A continuación, te presentamos los encantos de la “ciudad blanca”:

Plaza de Armas de Arequipa

Ubicada en el Centro Histórico de Arequipa, La “Plaza Mayor” o “Plaza de Armas de Arequipa”, fue el lugar de fundación de la ciudad. En este espacio público podemos encontrar a la Catedral de Arequipa, los Portales de Arequipa, la Iglesia de la Compañía, La Iglesia Nuestra Señora de la Merced y una gran pileta de bronce en el centro de la plaza. Definitivamente, por su historia y belleza, el primer lugar a visitar.

Monasterio de Santa Catalina

Es un hermoso espacio arquitectónico colonial hecho en base a sillar blanco y rosado, que es un tipo de piedra porosa de lava volcánica. Diseños inéditos, espacios de gran valor estético, hermosas fachadas, y, sobre todo, la historia que esconde esta joya arequipeña, hace del Monasterio de Santa Catalina uno de los puntos turísticos más visitados de la región. De procedencia colonial y mestiza, Santa Catalina fue el hogar de mujeres criollas, mestizas e inclusive hijas de familias nobles que ingresaron como monjas. Aproximadamente, para el siglo XVIII, Santa Catalina contaba con más de 300 mujeres portando hábito.

Valle del Colca

Ubicado en la provincia arequipeña de Caylloma, el Valle del Colca es uno de los puntos turísticos más conocidos y visitados del Perú. Visitantes de todo el mundo buscan presenciar los majestuosos paisajes del Cañón del Colca y su biodiversidad de flora y fauna. Una de sus atracciones más conocidas es presenciar el majestuoso vuelo del cóndor, siendo el Cañón del Colca el hábitat natural de esta y otras 100 especies de aves. Asimismo, es altamente recomendable visitar las antiguas iglesias ubicadas en los distintos pueblos del valle, además de ser testigo de las danzas típicas del lugar, las mismas que son interpretadas por pobladores locales.

Otros lugares turísticos atractivos en Arequipa son la Ruta del Sillar, el Mirador de Yanahuara (con una vista privilegiada del volcán Misti) y la Casa de Moral.

Sobre la gastronomía arequipeña

Arequipa posee una gran diversidad gastronómica y únicos platillos locales. Entre los más destacables, se encuentran el famoso rocoto relleno, imperdible potaje que destaca por su especial sabor y picor. Además, tiene otros platos típicos como el pastel de papa, la ocopa arequipeña (como entrada) y el adobo. Estos deliciosos manjares son acompañados de una refrescante chicha de jora arequipeña, que es más suave y dulce que la chicha de jora tradicional.